dimarts, 13 de setembre de 2011


La teoría de la venganza planea sobre el robo del códice calixtino

Dos meses después de la desaparición del códice compostelano, el misterio se acrecienta

Cultura | 13/09/2011 - 00:40h
Anxo Luxilde
Santiago de Compostela
José María Díaz, deán de la catedral de Santiago de Compostela, ha utilizado una expeditiva modalidad para escabullirse de las preguntas sobre la misteriosa desaparición hace ya dos meses del Códice Calixtino. Este religioso octogenario presentó el jueves un libro sobre el Pórtico de la Gloria, lo que daba pie a evaluar la situación de las indagaciones. Sin embargo, una vez concluida su intervención, el deán abandonó precipitadamente la sala para evitar dar explicaciones. Y es que el cabildo catedralicio está en el punto de mira desde julio, por las deficientes medidas de seguridad para proteger esa joya editorial medieval y porque una de las teorías para explicar la desaparición tiene como fundamento las luchas intestinas en el seno de la institución.
Serafín Castro, el responsable de la investigación de la brigada de patrimonio de la Policía Nacional, declaró en agosto que el Códice Calixtino puede estar "muy cerca, muy cerca de la catedral". Hacía referencia a una de las hipótesis que se manejan en la investigación, que convertiría el robo del manuscrito sobre el mito compostelano y las peregrinaciones históricas a Santiago en una suerte de secuestro. Alguien lo puede haber ocultado, incluso escondiéndolo dentro de la catedral, tal vez como una venganza en la lucha por el poder dentro del cabildo catedralicio, al objeto de desprestigiar al deán, reelegido en el 2010 para un cargo que debe ocupar hasta el 2014. En este supuesto, el códice podría aparecer en cualquier momento. Según fuentes cercanas a la investigación, esta hipótesis está relacionada con que sólo José María Díaz y otras dos personas tenían la llave de la caja de seguridad.
Aunque en Santiago en las últimas semanas se hayan barajado todo tipo de teorías, a las que se concede más peso son a la del secuestro y la del robo probablemente por encargo de algún coleccionista, para lo que los ladrones tendrían que haber contado con algún tipo de colaboración dentro de la catedral. En este supuesto, las posibilidades de recuperar el libro son muy escasas y existiría el riesgo de que pueda ser troceado, para por ejemplo separar las ilustraciones. Aun así resulta muy complicado que las páginas pudieran emerger de la clandestinidad.
Una densa niebla de misterio envuelve todo el caso del Códice Calixtino, ya que ni siquiera está claro cuándo desapareció, ya que en julio, cuando la Iglesia informó del robo, el propio deán explicó que no se sabía exactamente en qué momento se había producido la sustracción, lo que tampoco se pudo determinar a través de las grabaciones de seguridad. Y es que se han puesto de manifiesto las precarias y arbitrarias condiciones en las que se guardaba una pieza fundamental del patrimonio histórico gallego.
El debate de fondo se centra en la gestión del patrimonio histórico en manos de la Iglesia. "La hipótesis más creíble parece ser la del ocultamiento", señalan fuentes de la Xunta de Galicia. En cambio, en ámbitos cercanos a la investigación se considera que en ese supuesto ya se podría haber producido alguna novedad. "La teoría de una venganza dentro del cabildo no tiene sentido. Sería matar moscas a cañonazos", apunta un investigador con un amplio conocimiento de los círculos eclesiásticos, que considera que lo que se produjo fue simplemente un robo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada